COMPROMISO AMBIENTAL

NUESTRO COMPROMISO

La forma en que gestionamos los residuos que producimos es un aspecto de gran importancia en el camino hacia el Desarrollo Sostenible. Reducir nuestra huella ecológica es hoy en día más necesario que nunca.

Quienes formamos Kerabi estamos orgullosos de aportar nuestro pequeño grano de arena en favor de la naturaleza y contribuir con nuestro trabajo a lograr la sostenibilidad del planeta.

La normativa marca que el aceite vegetal usado es un residuo. Todos y cada uno de nosotros somos socialmente responsables de los residuos que generamos, y tenemos una obligación “ecológica” para disfrutar del derecho a un medio ambiente saludable. Hay que garantizar que los residuos no van a contaminar las aguas ni otros ecosistemas. En definitiva, nosotros formamos parte de la naturaleza.

El aceite que recuperamos se utiliza exclusivamente en la fabricación de biodiésel de segunda generación. Este biodiésel no consume recursos útiles para la alimentación humana. Sencillamente, aprovechamos las posibilidades energéticas de un residuo transformándolo en biocombustible.

La labor de Kerabi tiene una importante dimensión social: cerramos el ciclo de vida del aceite vegetal usado aprovechando al máximo este recurso natural a la vez que fomentamos la utilización de energías renovables.

BUENAS PRACTICAS AMBIENTALES

¿Qué aceite reciclamos?

Aceite utilizado en la preparación de alimentos, y que ya se ha convertido en residuo. Comúnmente se lo conoce como aceite vegetal usado.

¿Por qué?

Aparentemente el aceite de cocina usado es un residuo que no entraña riesgos: ¿Cómo va a perjudicar algo que hasta hace un instante me ha servido para cocinar?… Sin embargo:

Porque es un residuo, (código LER 200125), que estamos obligados a gestionar por ley.
Porque el aceite de fritura se deteriora con el uso y las normas de sanidad obligan a su cambio periódico.
Porque tirarlo por el desagüe contamina, atasca cañerías, propaga plagas y al descomponerse huele mal.
Encarece el trabajo de las depuradoras de aguas residuales.
Porque mejora la imagen ambiental de su empresa.
Colabora en el desarrollo sostenible y el uso de las energías renovables.
Sacamos el aceite de la cadena alimentaria: evitamos que un aceite no apto para el consumo humano entre en la alimentación de animales de granja.
¿Cómo reciclar?

En su empresa:

Sencillo:

Deposite el aceite en los recipientes que le dejamos.
Cuando se llena los cambiamos por otros vacíos y limpios.
En casa:

Cualquier envase vacío nos sirve para guardar el aceite y dejarlo en el contenedor o punto limpio más cercano.